menu Menú
Asesinato en la mansión Darwin
Marion Harvey
Por Manuel Navarro Villanueva Publicado en Reseñas en 13 mayo 2021 0 Comentarios 5 min lectura
Advertencia al lector Anterior Prueba de nervios Siguiente

El amor dichoso no tiene historia.

Denis de Rougemont, El amor y occidente

Marion Harvey firmó algunas brillantes novelas de misterio en los albores de la época dorada del género. Asesinato en la mansión Darwin (The Mystery of the Hidden Room, 1922) ―recientemente recuperada por la editorial dÉpoca― nos ofrece un misterio de la habitación cerrada elegante y hermoso.

Philip Darwin ―un verdadero villano, rico y cruel― es asesinado en su propia mansión. Solo su mujer ―la bella e inocente Ruth― estaba presente cuando sonó el disparo. Nadie más pudo entrar o salir de la estancia. Sin embargo, aunque todo la acusa, Ruth es inocente. Al menos así lo cree su enamorado, el esforzado y sufrido Carlton Davies, narrador de la novela.

La trama detectivesca, como corresponde a esta primera fase de la golden age, viene aderezada con los elementos comunes del folletín clásico y el melodrama: una dama en apuros, un villano sin escrúpulos, su sirviente siniestro, el héroe que languidece por la chica… Desde sus primeras páginas disfrutamos de lágrimas, desmayos exquisitos y una muy apropiada efusión sentimental. El desdichado protagonista nos hace partícipes de un amor incondicional, eterno y trágico. De esos que parecen nacer condenados desde el principio. De esos que no se olvidan.

El uso del narrador en primera persona acentúa el dramatismo. Como todo Watson que se precie, Carlton Davies es un poco tonto. Es lo habitual, aunque en este caso puede que esté un poco más enfatizado de lo normal. Quizá porque el bueno de Davies está enamorado como un colegial.

De cualquier manera, tras plantearse el arranque de la trama con el juicio contra Ruth Darwin, comienza la narración propiamente policial, y lo hace con la presentación del inolvidable Graydon McKelvie, detective aficionado sobre cuyos hombros recae la responsabilidad de salvar a estos Tristán e Isolda de hechuras belle époque. McKelvie es lacónico y enigmático; tan encantador como exasperante. Cortado por el patrón del mismísimo Sherlock Holmes, combina la agudeza y la observación con las ganzúas, los revólveres y los disfraces. Su voz es melodiosa e hipnótica; su inteligencia se revela menos en lo que dice que en lo que esconde.  

Era un joven esbelto y bien vestido, muy por encima de la estatura media, con semblante agradable, aunque más bien áspero, cuyos rasgos principales eran un mentón tenaz y un par de ojos negros muy brillantes. No obstante, cuando dijo mi nombre, olvidé su apariencia. Nunca antes había escuchado una voz tan melodiosa. Me calmó con su dulce refinamiento y permaneció en mi mente hasta mucho después de haber cesado, como el eco de una campana de límpido tono. Y su poder era tal que simplemente pronunciando mi nombre me hizo creer que, de todo el universo, él era el único que podía resolver el problema que ya casi me atormentaba.

Para desesperación de su enamorado cliente, que es a la vez el cronista de sus hazañas, alterna estados de postración meditabunda con huracanados impulsos de acción.

—¿Listo? —preguntó McKelvie. Y cuando asentí abrió la puerta del estudio con aire ansioso y el brillo de la batalla en sus ojos.

Esperaba verle sacar una lente y comenzar un examen minucioso de la habitación. En lugar de eso, dispuso el sillón en la posición en que se encontraba en la noche fatal y, acomodándose en él, cerró los ojos.

Aquel procedimiento no me pareció en absoluto el método correcto para resolver el crimen, teniendo en cuenta que cada momento era precioso. Estaba a punto de protestar cuando su ayudante me ordenó que guardara silencio.

—Está pensando, señor —dijo en voz baja.

¿Pensando? Aquello me disgustó en grado sumo. Con mi conocimiento íntimo del caso, pensar durante cinco días consecutivos no me había llevado a ninguna parte; sin embargo, ahí estaba este hombre al que había contratado para encontrar pistas e investigar el asesinato a fondo, sentado en un sillón, pensando; él sabría por qué, puesto que todo el pensamiento del mundo no aportaría las pruebas materiales tangibles que tan apremiantemente necesitábamos.

Pero no nos dejemos engañar. Tras la reflexión, llega el momento de la intriga y de la audacia. El héroe de esta novela no desdeña el peligro ni la peripecia más arriesgada.

¿En qué consiste ese halo irresistible que nos envuelve en todo clásico de aventuras? Nos sumergimos en persecuciones por muelles oscuros y pesquisas en misteriosas tiendas chinas de antigüedades… ¿Se puede pedir más?

Habitaciones secretas y un perfume misterioso en la senda del mejor Leroux… En este whodunit no se atrapa al criminal por el mero razonamiento lógico, pero no importa en absoluto. El rompecabezas lógico da paso al suspense y los investigadores deben enfrentarse al mal arriesgándolo todo a una carta.

En el ámbito más puro del misterio, las identidades siempre son volátiles. Uno nunca sabe con quién se enfrenta y hay que desenmascarar al demonio antes de atraparlo. El desenlace nos ofrece un asesino diabólico hasta lo inconcebible.

Asesinato en la mansión Darwin supone toda una exhibición de ingenio policial y destreza narrativa. La experiencia literaria por la que transitamos entre sus páginas es, sencillamente, maravillosa.

Últimas entradas

Advertencia al lector

Con “Advertencia al lector”, Dickson Carr dio un giro inesperado al crimen imposible. El gran autor americano era capaz como nadie de retorcer el misterio criminal hasta rozar la exasperación y, acto seguido, hallar la más ingeniosa y natural de las explicaciones. Un grupo encerrado, un mentalista que avisa de que va a cometer asesinatos sin que nadie pueda provocar que los ha cometido realmente… Una de las grandes piezas del maestro del crimen imposible.

Prueba de nervios

Tras el éxito obtenido con El asesinato de mi tía (The Murder of my Aunt, 1934), Richard Henry Sampson, bajo el seudónimo de Richard Hull, decide explorar las posibilidades de ese subgénero de la literatura detectivesca que acababa de brindarle la posibilidad de dedicarse por completo a la literatura: el policial inverso. Lo analiza, lo…

Una larga sombra

Una larga sombra (The Long Shadow, 1932) de Anthony Gilbert (seudónimo de Lucy Beatrice Malleson) es una muestra del compromiso de la novela enigma con su entorno social.
Ningún autor de la golden age mostró una sensibilidad mayor con la suerte de los desfavorecidos. Además es, sin duda, una de las grandes estilistas de la tradición detectivesca y sus pasajes descriptivos están a la altura de Dickens o Galdós.

El que susurra

“El que susurra” consigue desconcertar al lector como pocos enigmas. Uno se adentra en los entresijos de la trama y los hechos se suceden sin que consigamos entender nada: la voluptuosidad, la seducción y el carácter hipnótico de los gestos y palabras; las marcas en el cuello, las visitas nocturnas y la intromisión en los sueños; lo inexplicable, la sugestión, la alusión a lo sobrenatural y a la existencia de una vida de ultratumba… Todo se enmaraña hasta resultar incomprensible. Pero hay que perseverar y seguir leyendo hasta el final para conseguir comprender, para, al fin, en una gozosa epifanía, alcanzar una perspectiva desde la que contemplar el misterio en su totalidad. Y entonces, y solo entonces, dicho misterio irremediablemente se desvanece.

amor aventuras dama en apuros disfraces doble identidad folletín Graydon McKelvie habitación cerrada intriga juicio Marion Harvey melodrama narrador evangelista primera persona Sherlock Holmes Watson


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para dejar tu comentario debes aceptar nuestra política de privacidad y protección de datos. Muchas gracias.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up